La Plaza Roja vista por un pornógrafo

  • -

La Plaza Roja vista por un pornógrafo

1945Vladímir Sorókin, pornógrafo contemporaneo, escribe en uno de sus ensayos:

“…Muchos mosovitas estan propensos a ver la principal zona erógena en la Plaza Roja. Los más avanzados consideran la Plaza Roja un pubis afeitado de la capital, coronado con dos clítoris – el templo de San Basilio y el Mausoleo de Lenin. Esto probablemente explica el perigrinaje a la principal plaza del país.

Erase una vez en la Plaza Roja <…> cuando una noche sofocante de Julio nosotros fuimos testigos de unas manipulaciones muy curiosas de los escritores-disidentes, que formaron con sus cuerpos un circuito vivo al conectar el Templo de San Basilio con el Mausoleo. Los dirigia un tal poeta barbudo, armado por un icono de San Pantaleón, el hombre estaba repetiendo, que “tenemos que cerrar el circuito para que la Plaza Roja corra de una vez”. No obstante la policía les impedió hacer esto”.

c0e7326153d8a19Quisa tal modo de perceber la Plaza Roja inspirara a otros artistas a escribir en ella con sus cuerpos en frente del Mausoleo de Lenin la palabra “ХУЙ”, que en ruso significa “polla”. De tal manera los artistas contemporaneos se manifestaron en 1991 en contra de la prohibición del uso de las palabrotas en el espacio público. A lo mejor que también querían, que la Plaza Roja corriera.

Sea como sea, la Plaza Roja es una matriz de la historia rusa, un lugar místico y fuerte, que genera los sentidos para el pueblo ruso y a veces para el mundo. La Plaza Roja si puede correr, pero los disidentes esquisofrénicos no la excitan. La excitamos con el cariño de los desfiles militares para que ella corra en forma de los fuegos artificiales, que iluminan todo el país por las noches cada 9 de mayo. Otra forma de éxtasis de la Plaza Roja es cuando la matriz da a luz a los cohétes espaciales.

¡Vengan y testifiquen!

¡Nos vemos en Moscú!