Moscú Sin Gluten

Moscú Sin Gluten

Cada dia Moscú está más “europeo” (en el buen sentido de la palabra). Hoy cociné la papilla de sémola y en la etiqueta leí que el trigo contenía de alérgenos el gluten. Fijé en eso, porque una cliente mía está preocupada por la cuestión de gluten en Moscú. Así que ella me envió un texto interesante al respecto, que parece un poco arrogante y obsoleto, pero puede ser útil: “Rusia sin gluten“.

Por un lado los autores escriben, que en Rusia nadie tiene idea del concepto “sin gluten”, por el otro lado ellos fijan que en las cadenas principales de supermercados siempre hay góndolas de los productos “sin gluten”:

Moscú sin gluten

San Petersburgo sin gluten

La buena noticia es que según los “singlutenologos” la mayor parte de los platos típicos rusos no llevan el gluten. Los autores ponen los platos rusos “tradicionales” entre comillas, inculcando la idea, que estos platos vienen de otros países pertenecientes a la extinta URSS, pero en la lista de los platos rusos ellos no pudieron mencionar nada “ajeno”: puros platos rusos (aunque es verdad, que en nuestra cocina cotidiana cocinamos también algunos platos georgianos, uzbecos, etc., pero siempre sabiendo que son platos de estos países, el khinkali no puede ser ruso, la palabra misma es georgiana, pero está bien, los rusos estamos acostumbrados a las impertinencias de los extranjeros acomplejados).

Sopas, ensaladas y pescado han sido la base de la cocina del campesinado ruso y probablemente nuestra alta “singlutenización” está causada por la política de los Romanov, que simplemente exportaban todo el trigo al extranjero (el trigo fue su café y banana). Así que vivan los borsch, schi, ujá, ensaladas, pescado, caviar y trigo sarraceno (los rusos lo llamamos el “trigo griego”/”grechka”, es un trigo básico de los rusos, la subida de su precio puede provocar una revolución, es super saludable y en Europa se vende solo en las tiendas orgánicas más TOP)!

Leer más:

Slow Food Russo


Los rusos viendo la serie “Chernobyl”

Bandera Roja sobre el Reichstag de Chernobyl

Yo vi la primera serie. Sin dudas es un placer estético: todo lo soviético es genial – uniformes, ropa, carros, peinados… La URSS fue otra civilización con su propia estética muy relevante. La gente soviética está mostrada de una manera heróica: todos entienden todo y actúan de la manera más altruista (los rusos de hoy ya no son capaces para eso: la calidad humana bajó mucho en función de la degradación de las elites).

Todos los servicios estatales en la serie funcionan como un reloj. Hoy se queman los bosques, los clubes nocturnos y los shoppings y eso parece una rutina (156 muertos en el club “Caballo cojo”; 60 muertos, de ellos 37 niños, se quemaron vivos en el incendio del shopping “Cereza de invierno”). No hay bomberos suficientes para apagar estos incendios y luego no hay investigación adecuada para encontrar a los culpables (incluso a los culpables los pueden galandronar por su “caridad”)… Los espectadores rusos de la “Chernobyl” fijan en todo eso y tienen mucho en qué pensar.

Los liquidadores de la catástrofe según la serie salvaron no solo la URSS, sino Europa también. La bandera roja enarbolada sobre el reactor parece la bandera de la URSS subida por los soviéticos sobre el Reichstag, – dice el politogolo Boris Kagarlitskiy. En el cine putinista los gestos pro soviéticos de tal envergadura son imposibles. Es un motivo constante de las reseñas rusas – en Rusia de Putin tales películas son impensables. Llegamos a tal bajeza que la clásica rusa (Tolstoi), la historia soviética (Chernobyl), los temas soviéticos, como el cosmos, hoy son más estimados en Occidente.

Los directores putinistas también tratan de filmar algo heróico, incluso con la misma lógica de HBO (“la gente era buena, pero el sistema era fatal”), pero siempre les sale una porqueria irrentable y asquerosa (con eso el cine putinista más rusofóbico como regla está financiado por el estado).

También es curioso que tanto para los patriotas como para los liberales la serie “Chernobyl” parezca un mockumentary.

La línea central de la serie es una mentira. El “profesor Legasov” (se suicida al inicio de la serie) nunca fue silenciado en la URSS, Valeriy Legasov presentaba su análisis de la catástrofe al nivel del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), tuvo todo el apoyo de Politburó, – escribe la revista de hipsters “Snob”, portavoz de la oligarquia rusa. – Su informe ante el OIEA fue el triunfo de su vida. Publicaba sus críticas en las revistas y periodicos oficiales “Comunista”, “Pravda”, etc. Su depresión clínica y el suicidio son más explicables por el conflicto con los colegas, constructores de los reactores (no con el estado!), también por las causas de la salud. Atención: V.Legasov tuvo 2 intentos de suicidio, después del 1er intento fue tratado, el 2do intento lamentablemente tuvo “éxito”.

La idea clave de la serie es que los soviéticos quieran esconder la tragedia. Es ridículo. En 24 hrs fueron organizados miles de buses para evacuar una ciudad completa, como se podía esconder eso?! – se sorprenden en masa los liquidadores de la catastrofe.

En ruso para decir “mariconada” (perdón!) decimos “kliúkva”. Kliúkva es una baya roja del Norte, acida, la usamos para hacer refrescos de verano. Es una baya muy pequeña. Un publicista ruso del siglo XIX, burlándose de los estereotipos franceses, escribió una parodia de un reportaje típico sobre Moscú: como un francés “descansó aquí en la sombra de una kliúkva ramosa”. Lo que es imposible, porque es una baya del tamaño de guisante. KGB, balalaika, AK-47, osos – todo eso es “kliúkva”.

La serie “Chernobyl” es una “kliukva” de 99% (el helicóptero sí, cayó, pero no al inicio de la liquidación, sino 5 meses más tarde, el 2 de octubre). Los soldados andan por todas partes, donde ellos no hacen falta, KGB es omnipresente (aunque los disidentes de la época de Gorbachov se ríen a carcajadas, porque la KGB ya trabajó de otra manera, eso fue plena Perestroika, – como lo nota el mismo Boris Kagarlitskiy, disidente con la experiencia carcelaria de la Perestroika). Los mineros-nudistas, los funcionarios y cientificos vestidos de smoking, observando el incendio desde los techos, los soldados, escoltando a cada ciudadano de la URSS, mares de vodka. KLIÚKVA.

En resumen concluimos que la serie no esta solo contra la URSS (los espectadores de HBO se vuelven solcialistas, votan por Bernie Sanders y comienzan a sospechar que la URSS era genial), como tambien la serie esta contra la industria atómica (talvez que por eso la gente soviética no fuera tan satanizada por HBO, incluso el sistema soviético parece mas o menos normal – con sus defectos como en cualquier país. El mensaje de la serie es que la gente es buena, el sistema es malo y la industria atómica es diabolica!). HBO quiere un mundo de “El Juego de los Tronos”, una nueva edad media – gobiernos de oligarquia, plebes privadas de la propiedad y del poder, molines de viento y burros.

Además la compañia rusa ROSATOM es el último refugio del intelecto en Rusia descerebrada por los gobiernos de Yéltsin y Putin. La ROSATOM no fue privatizada y guardó sus competencias más altas en el mundo. Y como las materias primas se están acabando, mientras la energia verde cada vez es más cuestionable, seguirá creciendo el interés por la energia atómica. Es muy probable que uno de los objetivos principales de la serie de HBO sea el futuro atómico del mundo y el miedo de la competición con la ROSATOM.

No se les ocurrió a los “autores” a filmar una serie sobre la catástrofe en Three Mile island o en Fukushima. Sin hablar de Bhopal*. Eligieron el tema de Chernobyl, porque Rusia tiene la ROSATOM y porque Rusia y su pasado heroico de la URSS estan de moda, como nunca!

Lea más: Chernobyl como un brand.

Ver críticas de los liquidadores reales de la catástrofe (en resumen: cada segundo de la serie es una mentira, todo era mucho mas serio y más inteligente): https://www.youtube.com/watch?v=DwM2xdVzn6Y

*150-600 mil muertos en Bhopal vs 4 mil muertos en Chernobyl. Por supuesto nadie sabe nada de Bhopal, donde la gerencia de la empresa estadounidense Union Carbide demostró la irresponsabilidad clásica del primer mundo. No hubo evacuación organizada, ni ayuda médica de urgencia, ni condolencias, ni disculpas. La relación estadounidense fue infrahumana, los pobres indios morían en sus favelas como moscas (3 mil personas se murieron en un momento, 150-600 mil más tarde, en Chernobyl – 4 mil personas se murieron en total según los datos de la Organización Mundial de Salud para el año 2004). Es importante que en Chernobyl se trataba de las tecnologías más altas, de un desafío para toda la humanidad, cuando en Bhopal todo fue primitivo, claro y por eso no hay justificación ninguna. El gobierno soviético respecto a Chernobyl fue transparente, evacuación fue rápida, la liquidación fue realizada por el voluntariado de toda la URSS. Había crowdfunding popular para superar la tragedia. Los liquidadores del desastre en Chernobyl fueron heroizados y recibieron los privilegios y las pensiones especiales. Lo que nunca seria posible en los EE.UU. o en Inlgaterra.


  • -

Esquí de fondo en Rusia

El esquí de fondo es un deporte de culto en Rusia gracias a su popularización en la época de la URSS. En los tiempos soviéticos la alta moral y cultura física eran condiciones indispensables para la construcción del comunismo. Y para un país-madre de invierno fue lógico que el esquí se volviera un deporte nacional.

Primero, después de la Guerra Civil el esquí de fondo se popularizaba por los comandantes del Ejército Rojo, y luego por el hecho de incluir las carreras en esquí al programa de la educación físico-militar “Listo para el Trabajo y Defensa”. El esquí de montaña no fue tan popular, porque cerca de las urbes no había montañas, además la idea era encontrar algo fácil y al mismo tiempo genial (no hay montañas, pero siempre podemos hacer pistas con los elementos de montañas, aprovechando del relieve con barrancos, etc.). Al mismo tiempo la adicción al esquí de los rusos coincidió con el desarrollo del Norte (un verdadero tesoro de Rusia). Es que en el Norte no había otras atracciones. Así nació una de las bases más importantes del esquí ruso (tanto alpino, como de fondo) en el macizo de Jibiny, cerca de la ciudad nueva, cuyo nombre habla por sí solo: Apatity. Así Jibiny se volvió un “Davos ruso”, un “Klondike de nieve” (8 meses dura el invierno aquí!). En 1927 los soviéticos ya brindaron el primer paso internacional en esquí: “la pista de amistad” conectó Moscú con Oslo!

En los años 1970 en la URSS había más de 3 mil estadios y más de 6,5 mil bases de esquí. Esquiaba todo el mundo: los cosmonautas, las estrellas de cine, músicos y bailarinas.

Hoy los VIP del putinismo si esquían, hacen el esquí de montaña, que actualmente es un deporte muy elitista – ellos alquilan las cordilleras completas, mientras la mayoría de los rusos ni pueden viajar a estos lugares, donde un par de noches cuesta más que un salario mensual de un ruso medio (el lugar más famoso de esta lista es Sochi, sede de los Juegos Olímpicos en 2014).

Como soy de Siberia, adoro el esquí de fondo, pero si antes en la ciudad de mi niñez ir a esquiar fue la cuestión de salir de mi edificio, hoy tendría que caminar mucho o tal vez ir en auto: la ciudad creció, mi edificio ya no es el último, detrás apareció un barrio nuevo con una autopista de circunvalación. En Moscú es más complicado todavía: los parques grandes están en los quintos infiernos, el número de bases de esquí se redujo mucho (una base de esquí no es una mera escuela con un vestuario aquecido, también es personal con los equipos especiales, responsable por el mantenimiento de las pistas de los niveles diferentes). Otro desafio de Moscú es que su invierno no es tan frío y estable, como en Siberia. Ya a mediados de febrero la nieve se pone tan caprichosa y abrasiva, que estoy desesperado por no poder esquiar (a veces paso semanas completas sin esquiar).

No obstante el esquí sigue siendo bastante popular tanto en Moscú, como en Rusia. Cuando el 1 de enero de 2019 fui a esquiar (en Moscú), pensé que estaría solo en el bosque, pero resultó que el bosque estaba lleno de los esquiadores. Es muy buena señal.

Es que después del colapso de la URSS la depresión era tan alta, que muchos rusos dejaron de preocuparse por su salud. Subió el alcoholismo y el tabaquismo, el último sigue siendo fatal en Rusia (por el consumo de alcohol estamos mejor que los países bálticos). Otro factor del descuido de la salud ha sido el paternalismo: si antes el estado regularmente se preocupaba por la salud de los ciudadanos mediante los chequeos obligatorios, vacunación, un sistema de balnearios, etc., hoy al estado y a las empresas les dá igual la salud de los empleados: los exprimen hasta cierta edad y luego los echan a la calle, como en todo el mundo (tal vez con la exclusión de los países semi socialistas, tipo los escandinavos). La esperanza de vida cayó y al mismo tiempo poco a poco la gente comenzó a cuidarse por su salud de la manera individual. Y los rusos vuelven a esquiar, a patinar y a ganar en las competeiciones internacionales.

Estoy tan entusiasmado con el esquí de fondo, que a los clientes, que vienen en invierno siempre les ofrezco a esquiar (son horas extra grátis, pero igual voy a esquiar, mejor en compañía), por supuesto, que los esquí de alquiler (muy barato) no son tan buenos, como los esquí mimados en casa con parafinas, pero igual dan la impresión de las diversiones típicas de los rusos.


  • -

Rusia ha elegido su brand turístico.

Primero la Agencia de Turismo, Rostourism, mediante un concurso popular recibió más de 10 mil diseños de la gente común y corriente, y luego (después de horrorizarse) según los informes para la prensa, solicitó la ayuda de las empresas gráficas profesionales. Así, de unos 30 conceptos ganó el más vanguardista, o sea el más soviético (como todo lo más chulo de los últimos años del arte visual en Rusia pos soviética, recuperada después de la mamarrachada vulgar y mediocre de los años 1990).

Al mundo y a los rusos no les interesan solo Anastasia, Doctor Zhivago, águilas mutantes, oscurantismo de la iglesia, esvásticas euroasianas y otro morbo. El mundo y los rusos son orgullosos de la URSS, que fue el punto culminante de la historia rusa, y de allí viene la identificación vanguardista del país.

El eslogan para el diseño: “Rusia es todo el mundo”!


Las fotos de un turista estadounidense, que viajaba mucho por la URSS

Hace poco hablé con una colega de la generación de los años postguerra y la doña me comentó que antes (en los años 60, 70, 80) había mucho más turismo que hoy, sólo venían las naciones que ahora no pueden disfrutar del turismo: polacos, checos, húngaros, rumanos, búlgaros, yugoslavos – pero no solo turistas de la órbita de la URSS, sino también turistas del “mundo capitalista”. Y los paquetes turísticos de antes eran mucho más ricos que hoy: Transiberiano, Cáucaso, Crimea, Asia Central, unas 2 semanas y no un par de dias como ahora. No hablamos de que los mismos rusos viajaban mucho (hoy su movilidad bajó bastante).

O sea son necios los que hablan del autoaislamiento de la URSS. Tampoco se puede hablar de la incomunicación cultural.

Es muy interesante que la industria de la URSS producía en masa las radios de onda corta para captar las emisiones de los países más lejanos. No es de sorprender que en los países del bloque del Este las bandas tan sofisticadas como Uriah Heep, King Crimson, Yes, Pink Floyd, etc. fueran más populares que en el mismo Occidente! Ideológicamente se afirmaban el internacionalismo, aprendizaje de lenguas, abertura cultural [1.]…

Los años 50, 60 eran un punto culminante de la historia rusa, usando las palabras del “nietzsche ruso” – Konstantin Leóntiev, eso fue el período de la “complejidad floreciente”. Las fotos diapositivas de Thomas T. Hammond, un turista estadounidense [2.], reflejan muy bien este espíritu del crecimiento desenfrenado.

Fijese que se trata de un pueblo que recién ganó la guerra mas cruel de la historia de la humanidad: la URSS resistió sola contra toda la Europa movilizada por el fascismo, la guerra devastó la parte europea de la URSS y solo unos años después de la Victoria la URSS llegó a la prioridad en la cosmonáutica, industria atómica sin hablar del campo cultural.

  1. recomendamos el libro de Alexei Yurchak “Everything Was Forever, Until It Was No More: The Last Soviet Generation”.
  2. Hammond no fue un turista simples, fue un enemigo de la URSS, uno de los promotores profesionales de la guerra fria y es irónico que la URSS fue absolutamente abierta para este tipo de hombres, no les tuvo ningún miedo. Mientras a los simpatizantes de la URSS los perseguían y marginalizaban en los EE.UU., la URSS sin ningún problema dejaba viajar por su tierra a sus propios enemigos… http://www.ctevans.net/Historians/Hammond.html

Vea el álbum de Thomat T. Hammond aquí:

Fotos de un turista estadounidense, que viajaba por la URSS

Posted by Guia de Moscú, Guia de Moscou. Private Tours in Spanish/Portuguese on Tuesday, July 4, 2017


  • -

Como los turistas sobreviven los inviernos rusos?

No se puede imaginar el centro de Moscú sin la sala de calderas de la MOGES – Planta Eléctrica Estatal de Moscú.

#paseodebarco #moscu #kremlin

A post shared by Guía de Moscú (@guiademoscu) on

La MOGES es una encarnación genial del proyecto de la modernización de V.Lenin:

“El comunismo es el poder soviético más la electrificación de todo el país”.

Siendo una de las primeras plantas eléctricas de Rusia, la MOGES fue modernizada de la manera radical en los años 20 y se volvió una central no sólo eléctrica sino también térmica. Gracias a la MOGES no solo podemos recargar las pilas de nuestros móviles sino también no morimos de frío en la Armería del Kremlin, podemos visitar con confort los shoppings “GUM”, “Mundo Infantil”, disfrutamos de la ópera en el teatro “Bolshoi”. ¡El centro de Moscú como tal es un hábitat humano solo gracias a nuestra bella MOGES!

La calefacción en la URSS fue centralizada, así que ella no es autónoma como en Occidente o como en la época de los zares, cuando cada edificio tenía su propia caldera y chimenea (hablamos de las ciudades, donde vivía solo un 20% de la población rusa). Hasta hoy mismo ustedes pueden ver estas chimeneas divisar del techo del Hotel Nacional o de cualquier otro edificio antiguo, pero las chineneas no están en función. Poco a poco este sistema de despilfarro de recursos y de contaminación ecológica se puso en vías de extinción. En los países fríos del Occidente también aconteció eso – sobre todo después de la crisis de petróleo de los 1970.

Ahora las plantas electrotérmicas rusas (heredadas de la URSS) producen la electricidad y al mismo tiempo calientan el agua, que por un sistema de tuberías lleva el calor a los radiadores de cada apartamento y cada habitación de su hotel. Las tuberías parten de las plantas y culebrean por debajo del nivel del congelamiento de la tierra, suministrando el agua caliente, indispensable en condiciones del invierno.

La MOGES se encuentra en la orilla del río Moskva y parece un gigantesco barco de vapor, que navega por el río principal de la capital de Rusia.

En 1924 la MOGES protagonizó un evento musical muy especial – “Sinfonía de Sirenas”. El músico Arseni Avraamov preparó un soundtrack bastante original para la celebración urbana del Séptimo Aniversario de la Revolución de Octubre de 1917. Los instrumentos de la “Sinfonía de Sirenas” fueron las chimeneas de las fábricas, bocinas de los trenes, chiflos de buques, disparos de fusiles… El director de esta “orquestra total” se encontraba en el techo de la MOGES para que todos los participantes pudieran verlo de ambas orillas del río Moskva, su batuta fueron las banderas de señales. Tocaron “La Internacional”, “Varshavianka”, “La Marseillaise”… Existe una grabación de la “Sinfonía de Sirenas”, realizada 2 años antes antes en Bakú.

Extraido del libro “Las Cien Mejores Obras Maestras del Vanguardismo Arquitectónico Soviético”. S.O.Jan-Magomédov:

“La sala de calderas de la MOGES es una obra característica del estilo del “constructivismo armonizado”, fenómeno secundario de la escuela neorrenacentista de I.Zholtovski, quien intentaba introducir incluso en las formas de la nueva arquitectura los métodos de armonización de la composición característica del orden arquitectónico clásico. Zholtovski y sus discípulos llevaron a cabo estos experimentos formales en la esfera de la arquitectura industrial.

Fueron proyectadas y construidas algunas obras industriales al estilo del “constructivismo armonizado”, entre las cuales la sala de las calderas de la MOGES la que mayor interés despierta.

Es especialmente expresiva la fachada principal del edificio, en cuya construcción compositiva se pueden observar los métodos de los órdenes arquitectónicos. Los miradores vidriados apareados – algo semejante a poderosas semicolumnas – son concluidas con un original cornisamento en forma de franja horizontal con balcón de galerías y con un ritmo de ventanas cuidadosamente regulado: sobre cada par de miradores hay una ventana horizontal, y sobre los entrepaños de los miradores hay dos pequeños vanos cuadrados. Toda la composición es coronada por tubos que se dilatan hacia arriba (sobre cada par de miradores hay un tubo).

Si le encantan las histórias geniales del proyecto soviético, las tenemos en “cantidades industriales”. Bienvenido a Moscú y disfrute de nuestra página oficial, manejando el buscador.

Su nombre/Seu nome

Su email/Seu email (requerido)

¿Cuantas personas son/Quantas pessoas são

Mensaje/Mensagem


120 paquetes turísticos para El Mundial 2018

Category : Uncategorized

MOSCÚ (Sputnik) — Rusia presentará en la Feria Internacional de Turismo de Madrid (FITUR) nuevos circuitos y paquetes diseñados para los hinchas que acudan a la Copa Confederaciones 2017 y el Mundial de Fútbol 2018.

“Del 18 al 22 de enero se ofrecerá información actualizada sobre los productos turísticos de Rusia, entre ellos las rutas diseñadas especialmente para los visitantes de la Copa Confederaciones 2017 y el Mundial 2018″, señaló este lunes el Ministerio ruso de Cultura en un comunicado. En total se elaboraron 120 paquetes que además de la asistencia a los partidos, permitirán a los hinchas recorrer los lugares de interés histórico, cultural y ecológico del país. Entre los circuitos destacan el Collar de Plata de Rusia, Anillo de Oro, la Gran Ruta de la Seda y la Gran Ruta del Té.

Rusia acogerá por primera vez en su historia la Copa Confederaciones del 17 de junio al 2 de julio de 2017. En 2018 el país albergará su primer Mundial de Fútbol con partidos que se jugarán entre el 14 de junio y el 15 de julio en Moscú, San Petersburgo, Kazán, Kaliningrado, Volgogrado, Nizhni Nóvgorod, Samara, Saransk, Rostov del Don, Ekaterimburgo y Sochi.


2018: GOOOOL gol gol gol!

255070Si usted compra los tiquets para la Copa en Rusia, usted obtendrá un fan-ID, que le cubrirá igual que una visa y le dará el derecho de venir 10 dias antes del primer juego y irse de Rusia 10 dias después del último juego.

Atención! El transporte público de las rutas para los estadios en las ciudades sedes de la Copa va a ser grátis.

La Doble Atención! El parlamento de Rusia (Duma) ofreció a subsididar también los trenes entre 11 ciudades sedes de la Copa! Es muy probable que los trenes también sean gratis para los aficionados al futbol.

Bienvenidos a Rusia en 2018!

Visa-free entry is a done deal!

1430161734-da9b9e0f76fb06dae3fd5e06175d043a


Chistes sobre sureños

000057Los puntos de la crítica en cuanto al Cáucaso son el machismo, fanfarronería, corrupción, inclinación a la delincuencia, nepotismo y la falta de educación. Sin embargo, los armenios estan un poco a parte – su historia, el genocidio y la dispersión masiva en el siglo XX, su carácter pujante, todo esto de vez en cuando provoca pararlelos entre ellos y judios. Al mismo tiempo los armenios de Armenia (es decir, aquellos que no pertenecen a la diáspora, la cual es bastante hermética) no se diferencian mucho de los demás caucásicos dentro del “humor sureño”.

Armenios y Georgianos:

Un armenio y un georgiano salen del restaurante. Recogen del guardarropa sus abrigos.
El armenio da 500 rublos de propina y dice: “Quédate con el cambio”.
El georgiano da un mil: “Quédate con el abrigo”.

Se esta murierndo un armenio viejo. Sus niños estan a su lado.
– Padre, estas muriendo. Dinos, ¿como vivir después?
– Cúiden a los judios…
– Pero que estas diciendo, padre? Dinos, ¿como vamos a vivir sin tí?
– Hijos mios, cúiden, por favor, a los judios…
– Pero que tiene que ver con los juidos. Toda la vida vivimos en Armenia. Somos armenios. Dínos, ¿como vivir en esta vida?
– Escúchenme, hijos mios, a su vijeo padre. Cúiden a los juidos… Cuando ellos acaben con los judios, la tomarán con nosotros.

Un georgiano visita a su amigo.
– ¡Genatzvali (así se dirigen a las personas en Georiga: una especie del “señor”, aunque al pie de la letra significa algo como “alma mía”)! ¡Genatzvali, compra la fábrica! Es una muy buena fábrica! ¡Oye, compra la fábrica! Siempre sobrecumple el plan, tiene 3 órdenes del Heroe del Trabajo Socialista…
– Pues, genatzvali, si la fábrica es tan buena, ¿para que la vendes?
– A tí, como al amigo de confianza, te puedo decir: quiero comprar un comité del PCUS del nivel regional.

Niko-Pirosmani-7En un restaurante un georgiano se acerca a la mesa de una pareja joven:
– ¡Genatzvali, querido amigo! ¡Permíteme invitar al baile a tu reina!
– ¡Por favor! Claro, que si.
Pasa un rato.
– ¡Hermano! ¡Permíteme invitar al baile a tu princesa!
Y así sigue la historia: a la condesa, etc. mientras la muchacha no lo interrumpa indignada:
– ¿Y porque no me preguntan a mí? ¡¿Tal vez que yo no quiera bailar con ustedes?!
– ¡Y tu, puta, cállate, mientras los dzhiguites estén hablando! (dzhiguit – hábil jinete del Cáucaso).

Un joven georgiano escribe una carta de Moscú a su casa: “¡Mis queridos papá y mamá! Me instalé muy bien en el apartamento. En la unversidad también todo va bien. Tengo solo un incoviniente: voy a la Universidad en carro, cuando los demás estudiantes van en trole”… Pronto llega la respuesta de Georgia:
– ¡Querido hijo! Nos alegra, que estes bien. Por el carro no te preocupes. Te mandamos un poco de dinero – cómprate un trole y ve a la universidad como todo el mundo.

rjnp142_catpageUn geogriano va en un viejecito “Moskvich” (una de las marcas de carros más económicos en la URSS).
Lo adelanta osadamente un nuevo “Volga” (el carro casi más lujoso para la época soviética), el “Volga” se para, cruzando el camino, y del “Volga” baja un georgiano vestido de moda y dice:
– ¡¿Porque estas deshonrando la nación?! Hace solo un año que yo salí de la carcel y mira ¡ya ando en el “Volga”! Dio portazo y se fue a toda prisa.
El georgiano apretó los dientes y sigue el camino. Pasa un rato y lo adelanta un lujoso “Mersedes”, este se frena, cruzando el camino y del “Mersedes” baja un georgiano aun mejor vestido, que el primero.
– ¡Sinvergüenza! ¿¡Como te atreves de avergonzar tanto la nación!? ¡Pasó solo un medio año desde que yo había salido de la carcel, no obstante ya ando en “Mersedes”! Dio portazo y se fue a toda prisa.
El georgiano dice entre dientes: “¡Pasó un año después de la carcel!”, “¡Medio año después de la carcel!” ¡Déjenme siquiera llegar de la carcel hasta mi casa!

Un joven georgiano presenta examenes en el coservatorio de Tbilisi. Y claro, que ya se fueron conectados todos los enchufes. El dinero ya fue pagado a todos, a los que había que pagarlo. Pasa exitosamente todos los examenes. Le queda solamente el solfeo. Le dicen:
– Es muy sencillo. Nosotros presionamos una teclita del pianito y usted adivina… Esta bien? El da las espaldas, escucha la nota cogida y luego …señala con el dedo a uno de los profesores y dice: ¡Pulsaste tú, cabrón!

Dos georgianos ven una pelicula. En la pantalla los alpinistas trepan por una roca vertical.
Un georgiano:
– ¡Este ahora se va a caer!
– ¡No, no se va a caer!
– ¡Apuesto un millón, que sí!
Se acaba la pelicula, el alpinista no llegó a caerse. El perdedor saca del bolsillo un millón. Pero su amigo le dice:
– Perdona, Guivi, no puedo aceptar tu dinero. Esto fue una broma – es que ya ví la pelicula antes.
– Pues, tranquilo, hermano, yo también la ví…

Y culminando el capítulo, dedicado a los georgianos, les doy un chiste de los tiempos contemporaneos.

– Un ruso llega a Georgia. Por la mañana sale del hotel y va a un quiosco a comprar unos fósforos. Da 20 kópeks y el vendedor con orgullo le devuelve 10 kópeks del cambio. El ruso esta muy sorprendido:
– ¡Anda! ¡Nunca ha sido así en Tbilisi!
– ¡Que dices! – agita los brazos el vendedor. – Ahora todo se cambió! ¡Vivimos la democracia! Shevarnadze dijo, que ¡es una vergüenza, cuando cuentan sobre los georgianos, que somos flojos y avariciosos, que no queremos trabajar! Eso se acabó. ¡Basta ya!
El ruso le dice: ¡Que bien, es fantástico, que Dios los bendiga! A propósito, déme los fósforos…
– ¿Fósforos? – se asombra el vendedor – ¡Los fósforos no los hay!”.


LEON TOLSTOY, ESPEJO DE LA REVOLUCIÓN RUSA

Identificar el nombre de este gran escritor con la revolución que evidentemente no supo comprender, y de la cual por cierto estuvo alejado, parecerá, a simple vista, extraño y artificial. Es, pues, cierto que una cosa que a todas luces no refleja exactamente los fenómenos no puede llamarse un espejo. Pero nuestra revolución es un fenómeno extraordinariamente complejo. Entre la masa de sus agentes y participantes directos, existen muchos elementos sociales que tampoco supieron comprender lo que ocurría y que también abandonaron las tareas históricas que el curso de los acontecimientos les planteaba. Y un escritor verdaderamente grande, no podía dejar de reflejar al menos algunos de los aspectos esenciales de la revolución.

La prensa rusa legal, atiborrada de artículos, cartas y notas sobre el octogésimo aniversario de Tolstoy, está lo menos del mundo interesada en un análisis de sus obras desde el punto de vista del carácter y las fuerzas motrices de la revolución rusa. Toda esta prensa padece de una indigestión de hipocresía de doble naturaleza: “oficial” y “liberal”.

La primera es una hipocresía vulgar del plumífero venal que ayer atacaba por encargo a Tolstoy, y hoy, por encargo, está obligado a descubrir en él patriotismo y observar para con él a los ojos de Europa todas las reglas de la decencia. Todo el mundo sabe lo que se ha pagado a estos plumíferos y no pueden engañar a nadie. Pero la hipocresía liberal es mucho más sutil, y por consiguiente, mucho más nociva y peligrosa.

Escuchando al cadete Balaleikius del Rech, uno se imaginaría que su simpatía hacia Tolstoy era ardentísima y absoluta. Actualmente, sus declaraciones calculadas y sus frases ampulosas acerca del “gran buscador de Dios” no son más que pura hipocresía, porque el liberal ruso ni cree en el Dios tolstoniano ni simpatiza con la critica tolstiana del orden existente. El liberal se asocia a un nombre popular, con objeto de acrecentar su capital político… para jugar el papel del jefe de la oposición nacional. El intenta, mediante frases sonoras y contundentes, ahogar el grito que exige una respuesta clara y directa a la cuestión: ¿Cuál es la causa de las flagrantes contradicciones, del “tolstoianismo”? ¿Qué diferencias y flaquezas de nuestra revolución reflejan?

Las contradicciones en las obras, conceptos y doctrinas de la escuela tolstoiana son contradicciones realmente flagrantes.

Por una parte tenemos al genial escritor que no sólo es capaz de trazar un cuadro incomparable de la vida rusa, sino también de reproducir una literatura universal de primer orden. Por otra parte tenemos al terrateniente llevando la corona del mártir en nombre de Cristo.

Por un lado una protesta considerablemente fuerte, directa y sincera contra las hipocresías y mentiras sociales. Por otro lado, el “tolstoiano”, esto es el intelectual ruso exhausto de histerismo y adorador de la miseria, que, golpeándose el pecho públicamente, grita: “Soy un malvado, soy un vil, pero me esfuerzo en lograr la propia perfección moral. ¡Ya no pruebo la carne, sino que vivo de una escudilla de arroz!”.

De un lado, crítica despiadada de la explotación capitalista; denuncia de las violencias del gobierno, de la comedia de la justicia y de la administración del Estado; revelación del abismo contradictorio entre el aumento de la riqueza y de las adquisiciones de la civilización y el acrecentamiento de la pobreza, embrutecimiento y de las torturas de las masas obreras. De otro, la prédica fanática de la “no resistencia al mal”.

De una parte, el realismo más sobrio y la ausencia de todo género de máscaras. De otra parte, la propagación de una de las cosas más corrompidas que existen en el mundo: la religión; la tentativa de reemplazar los sacerdotes oficiales del Estado, por sacerdotes de convicción moral, es decir, cultivar la más sutil y por consiguiente la más especialmente repugnante de las especies de clericalismo. En verdad:

“Eres pobre: eres opulenta,
Eres poderosa; eres importante;
¡Madre Rusia!”[1]

Frente a estas contradicciones, se comprende perfectamente que Tolstoy no pudiera interpretar ni el movimiento obrero y su papel en la lucha por el socialismo, ni la revolución. Pero estas contradicciones en las concepciones y doctrinas de Tolstoy, no son accidentales. Son expresiones de las contradicciones de la vida rusa durante el último tercio del siglo XIX. La aldea patriarcal, liberada ayer todavía de la servidumbre, fue literalmente entregada a la violencia y al pillaje del capital y del Estado. La vieja base de la economía y de la vida agraria, base que se había mantenido realmente durante siglos, se desmoronó con inusitada rapidez. Y las contradicciones en los conceptos de Tolstoy deben ser estimadas, no desde el punto de vista del movimiento obrero y del socialismo modernos (semejante valoración es, naturalmente, esencial, pero no es suficiente), sino desde el punto de vista de la protesta que se elevó de la aldea rusa patriarcal contra el ataque del capitalismo, contra la ruina de las masas y la expropiación de su tierra. Tolstoy, como profeta que descubre nuevas recetas para la salvación de la humanidad, es sencillamente divertido; y por consiguiente, esos “tolstoianos” rusos y extranjeros que procuran transformar el lado más flaco de su doctrina en un dogma, son completamente despreciables.

Tolstoy es grande, en tanto que expresión de las ideas y hábitos que surgieron entre los millones de campesinos rusos con el avance de la revolución burguesa en Rusia. Tolstoy es original porque sus conceptos, nocivos en conjunto, expresan en su totalidad precisamente la característica distintiva de nuestra revolución: la de ser una revolución burguesa-agraria. Entendido así, las contradicciones en los conceptos de Tolstoy son un reflejo de las condiciones históricas contradictorias que limitaban las actividades de los campesinos en nuestra revolución. Por otra parte, los siglos de opresión feudal y los decenios de ruina acelerada después de la reforma[2] acumularon montañas de odio, cólera y resoluciones desesperadas. El esfuerzo para acabar con la Iglesia del Estado, los terratenientes y el gobierno feudal; para destruir todas las viejas formas y sistemas de la propiedad terrateniente; para expurgar el país, para crear en lugar del gobierno de clase policíaco, una comunidad igualitaria y libre de pequeños campesinos, corre como un hilo a través de cada paso histórico dado por los campesinos en nuestra revolución; y sin duda, el contenido ideológico de los escritos de Tolstoy corresponde mucho más a esta lucha de los campesinos que al abstracto “anarquismo cristiano” que se pretendió deducir como un “sistema” del conglomerado de sus conceptos.

Por otro lado, los campesinos, esforzándose en buscar una nueva forma de vida social, tenían una concepción extremadamente vaga, religiosa y patriarcal del tipo de vida social que anhelaban, del método de lucha conducente a conquistar su libertad, de la clase de dirigentes que esta lucha requiera, de la actitud que la burguesía y la intelectualidad burguesa habrían de adoptar con respecto a los intereses de esta revolución agraria, y del por qué un derrumbamiento violento del poder zarista, era una condición previa indispensable para la expropiación de los grandes latifundistas. Toda la vida pasada de los campesinos le había enseñado a odiar a los terratenientes y a los funcionarios del gobierno; pero no les enseñó, ni podía enseñarles adónde ir a buscar una respuesta a todas estas cuestiones. En nuestra revolución, sólo una minoría de campesinos se organizó y luchó efectivamente en grado apreciable por la revolución; y solamente una pequeña minoría tomó las armas para aniquilar a sus enemigos, para aniquilar a los lacayos zaristas y a los defensores de los terratenientes. ¡La mayoría del campo lloraba y rezaba, moralizaba y divagaba, escribía peticiones y cursaba “solicitudes” completamente de acuerdo con el espíritu de León Nicoláievich Tolstoy! Y como ocurre siempre en estos casos, la abstención tolstoiana de la política, la abjuración tostoiana de los políticos, tuvieron por resultado que sólo una minoría se aliara al proletariado consciente y revolucionario, en tanto que la mayoría fué presa de los intelectuales burgueses sin principios y serviles que, con el nombre de cadetes, abandonaban las reuniones de los truviks, se reconciliaban con ellos, hasta que, por último, fueron arrojados de un puntapié por la bota de los soldados. Las ideas tolstoianas son un espejo de las debilidades y las deficiencias de nuestro levantamiento campesino, un reflejo de la flojedad de la aldea patriarcal y de la innata cobardía del “mujik frugal”.

Tomemos por ejemplo los motines del ejército en 1905-1906. Estos combatientes de nuestra revolución representaban socialmente un intermediario entre el campesinado y el proletariado. Como este ultimo estaba en minoría, el movimiento en el ejército no alcanzó nunca, ni con mucho, el grado de solidaridad evidenciando en Rusia, ni nada semejante a esa conciencia de clase que el proletariado manifestó cuando se convirtió en socialdemócrata como obedeciendo a una señal. Por otra parte, nada hay más erróneo que la opinión de que el fracaso de los motines se debió al hecho de que no eran los oficiales quienes los dirigían. Por el contrario, el progreso gigantesco que ha hecho la revolución desde los días de la Narodnaia Volia se demuestra precisamente por el hecho de que la “tropa ignorante”, cuya independencia espantaba tanto a los terratenientes y oficiales liberales se alzó en armas contra sus oficiales. El soldado sentía gran simpatía por la causa de los campesinos; sus ojos brillaban al oír hablar del trabajo del campo. Más de una vez, la iniciativa en el ejército estaba en manos de las masas de soldados, pero en la práctica no se hacia empleo resuelto de este poder. Los soldados vacilaban. Después de algunos días -a veces de algunas horas-, luego de haber fusilado a un comandante odiado, libertaban a los otros, negociaban con las autoridades e iban quedamente camino de la ejecución, o, doblando su cuerpo bajo el látigo, se uncían una vez más al yugo, ¡completamente dentro del espíritu de León Nicoláievich Tolstoy!

Tolstoy reflejó el odio acumulado, la aspiración madura a una vida mejor, el anhelo de desembarazarse del pasado, y, asimismo, la inmadurez, el espíritu contemplativo, la inexperiencia política y la flojedad revolucionaria de las aldeas. Las condiciones histórico-económicas explican la inevitabilidad del surgimiento de la lucha revolucionaria de las masas para la lucha y también esa tolstoiana no resistencia al mal, que fué la causa más seria de la derrota de las primeras campañas revolucionarias.

Se ha dicho que los ejércitos vencidos aprenden mucho. En realidad, sólo en una medida muy limitada puede hacerse una comparación entre una clase revolucionaria y un ejército. El derrumbamiento del capitalismo transformara y agudiza a cada instante las condiciones que impulsaron a los millones de campesinos, unidos por el odio a los terratenientes feudales y a su gobierno, a una lucha democrático-revolucionaria. Entre los mismos campesinos el incremento de las transacciones, la dominación del mercado y el poder del dinero desplaza cada vez más al patriarcalismo anticuado y su ideología filosófica[3] afín. Pero los primeros años de la revolución y las primeras derrotas en la lucha de masas revolucionaria realizaron sin duda algo. Asestaron el golpe mortal a la blandura y flojedad existentes a un tiempo entre las masas. Las líneas de demarcación se han acentuado. Se han establecido fronteras entre los partidos y las clases. Bajo el martillo educador de Stolypin se desarrollarán inevitablemente, a través de la inflexible y consecuente agitación de los socialdemócratas revolucionarios, no solamente de entre el proletariado socialista, sino también de entre las masas democráticas de los campesinos, cada vez luchadores más templados, dispuestos cada vez menos a caer en el pecado histórico del tolstoianismo.

Proletario. N° 35, 11 (24) de septiembre 1908.
(Reproducido según el texto del Proletario, confrontado con el original)

NOTAS

(1) Del poema de Nekrasov “Quién vive bien en Rusia”
(2) Alusión a la abolición de los siervos en Rusia (1861)
(3) En el manuscrito “tolstoiano”.

Articulo elaborado por Lenin en septiembre de 1908 y publicado en el Proletario, extraído del folleto “V. I. LENIN, Sobre la religión”, elaborado por el Instituto Marx-Engels-Lenin de Moscú y reproducido en su integridad por la Editorial Problemas, Buenos Aires Argentina en 1945.