COVID-19, “una gracia de Dios”

COVID-19, “una gracia de Dios”

Como es sabido, la OMS recomienda: 1) testar y 2) aislar a los enfermos.

Tests de COVID-19

1) Rusia heredó de la URSS uno de los mejores sistemas de la seguridad biológica. Así que la producción de los tests del COVID-19 es satisfactoria. La Agencia Federal de Salud y Consumo trabaja bien en este aspecto. Gracias a las potencias y competencias de un instituto siberiano de la herencia soviética (Vektor) ya en enero Rusia comenzó a producir los tests. Y Rusia comparte sus tests con decenas de países. Ahora aparecieron otros actores en el mercado de los tests: privados, ruso-japoneses, etc. Pero la parte fundamental es del estado. Pueden comparar:

1,63 millones de tests en Rusia (145 millones de la población) – 1%

3,25 millones de tests en los EE.UU (328 millones) – 0,9%

0,52 millones de tests en Corea del Sur (51 millones) – 1%*, pero aqui testaron super rápido y además mostraban los focos de infección online, avisando a la población.

1,7 millones de tests en Alemania (83 millones) – 2%

También se usa bastante en Rusia la TC (Tomografia Computarizada, solo para confirmar la pulmonia, como un sintoma clave). 

Cuanto más tests hacemos, menos peligroso se ve el COVID-19. En la provincia de Moscú ya son 50% de los casos confirmados, que no tuvieron síntomas (a muchos los hospitalizan por la pulmonia terrible, mostrada con TC, pero sus tests de COVID-19 son negativos, así que la estadística hasta ahora provoca muchas dudas!). Pero poco a poco estamos llegando a 80%, pronosticados por la OMS, que no tienen síntomas. Y si hicieramos los tests masivos de anti cuerpos, que mostrarían que ya pasamos por la epidemia en otoño de 2019?

Tests del grupo gobernante

2) Lamentablemente respecto al aislamiento vemos un caos y trastrueques cotidiano. Una consecuencia de la degradación moral de la sociedad rusa, del desorden económico y del “double thinking” político.

Es sorprendente que la base material rusa todavía esté muy bien preparada: Rusia está mejor equipada que Europa y los EE.UU. con los ventiladores de pulmones. Moscú despliega una red de las TC ambulatorias. Una de las explicaciones es que se puede robar mucho con la compra de los equipos caros, por eso a pesar de la reducción del personal médico, hubo inversiones en la modernización del equipamiento.

El número de los médicos, de las clínicas y de los hospitales fue “optimizado” (con mucho orgullo y con charlatanería justo en vísperas de la pandemia!), pero Rusia todavía tiene “bastantes” médicos y hospitales por 10 mil personas (un poco menos que Alemania, pero mucho más que los EE.UU.)

https://www.who.int/data/gho/data/indicators/indicator-details/GHO/medical-doctors-(per-10-000-population)

https://data.worldbank.org/indicator/sh.med.beds.zs?end=2015&start=1960&view=map&year=2013

O sea Rusia tiene el “hard” para neutralizar el virus (tests, médicos, hospitales, equipamiento, inteligencia digital (potencias de Yandex, satélites de GLONASS)...

El problema es nuestro “soft”.

La confianza de los rusos en sus hospitales y médicos es relativamente baja: 

https://www.statista.com/statistics/1071631/trust-levels-towards-hospitals-clinics-in-select-countries/

Y con razón!

Una gran tragedia es que según la Agencia de Salud y Consumo un 55% de los focos de COVID-19 en Rusia han sido los establecimientos médicos! Eso no encaja en la cabeza.

Falta de conciencia de los médicos, de las comunicaciones críticas: médicos lineales – ministério regional – ministerio federal, una gran falta de la protección de los médicos, falta de los protocolos de recepción, falta de las salas preparadas adecuadamente, etc. Suena absurdo… Es como correr de un bombardeo a un refugio antiaéreo para pisar una mina terrestre allí.

Además se formaron las filas de las ambulancias en los hospitales de Moscú, porque no había personal administrativo para registrar a los enfermos.

Todo eso es un gran fallo del Ministerio de Salud y del grupo gobernante, que estuvo optimizando (destruyendo) la medicina soviética todos los 20 años de su “mandato”.

Las medidas de autoaislamiento y salvoconductos en Moscú también fueron ejercidas a la buena de Dios: por la sobrepoblación faraónica de la capital y por la intransparencia de su economía. El rastreo de los infectados y la cartografia de los focos no se hacían.

La economía extractivista de Rusia grosso modo columpia entre la venta del petróleo al extranjero por un lado, y las importaciones masivas + la construcción de viviendas en Moscú por otro lado (de estadios para la Copa también, de lo que sea, pero construir, construir, construir).

En torno de las obras de construcción aparecen todos los demás empleos: profesores, médicos, hipsters-barberos, alco-mercados, todo el sector de servicios…

Además las construcciones moscovitas absorben a millones de los inmigrantes de las ex repúblicas soviéticas, cuyo paro puede provocar una explosión del crimen en Moscú y una oleada de las revoluciones en Asia Central. Por eso Moscú nunca ha sido parado en serio.

No importa que las decisiones de la alcaldía de Moscú han sido inconsecuentes o incompatibles. Lo importante es que cualquier desición sería poco factible por la política de 20 años de la concentración de la gente en Moscú: 30 millones de personas, a juzgar por los usuarios de la telefonía móvil y por la producción de las aguas negras, 2 veces más de los datos oficiales. A pesar del autoaislamiento bastante cumplido, las carreteras igual fueron llenas de carros (el trafico bajó, pero solo 3 veces). Cuando al cabo de 2 semanas de la cuarentena introdujeron los permisos para salir, su control inadecuado provocó un tráfico en el metro y sólo agravó la situación.

Resumiendo:

Un 55% de los focos de la epidemia en Rusia han sido los establecimientos médicos. Es un diagnóstico a la política de la “optimización” de la Salud. Es lógico esperar la investigación de los funcionarios responsables.

La cuarentena de Moscú provocó un choque económico, mientras su efecto anti epidémico es cuestionable debido a la específica de sobrepoblación y la falta de control (no hay ni ética alemana, ni un estatismo hasta los huesos como en China). Es lógico esperar la renuncia y el arresto del alcalde de Moscú.

La ayuda del gobierno a la gente parada por la pandemia ha sido mucho más pobre que en otros países de Europa. El gran sector informal no puede contar con ayuda ninguna, es el principal desafío para el gobierno: un 40% de la población de la edad laboral está precarizada por trabajar en la sombra. Sería lógico esperar por lo menos la aclarización de tal situación.

Fuentes del optimismo:

Igual que durante la Primavera Rusa de 2014 tanto los opositores, como el oficialismo han movilizado un movimiento de voluntariado para ayudar a los médicos, recolectando el dinero para comprar o producir la protección, la comida, etc. 

El patriarca de la Iglesia Ortodoxa Rusa calificó el virus como una “gracia del Dios”, o sea una inspiración para revisar los valores.

Y es dificil desacrodar con el patriarca. 

Esperamos que el virus ponga en claro el crimen de la sobrepoblación de Moscú, desafiante para la seguridad nacional (biológica o la que sea, es tan evidente, que hasta el actual Ministro de Defensa apoya la idea de trasladar la capital).

Esperamos que el hecho de la degradación de la medicina a pesar de su buen equipamiento lleve al reconocimiento de la falta de la democracia/comunicación entre los expertos, los profesionales, los ciudadanos irritados y el estado. La iniciativa molecular está tan pisada por el gobierno, que las “buenas ordenes” de arriba se cumplen abajo de la manera terrible y como es inacpetable la crítica y no hay comunicación con los jefes, no se puede moderar el cumplimiento inadecuado a tiempo…

Gracias a las sanciones por reintegrarse con la Crimea el grupo gobernante de Putin se concentró en las aventuras gasopetroleras. La desigualdad latinoamericana de los rusos fue compensada con ciertos paquetes de limosnas para los más jorobados. Según T.Piketty la desigualdad en Rusia de Putin subió al nivel de 1905. La idea fue construir un “imperio energético”. Parecía bastante racional. Además durante la bonanza petrolera y hasta durante la estagnación petrolera los rusos en su mayoría de alguna manera conseguían vivir sin estado. Pero con la caída de la economía extractivista la desigualdad se manifiesta dramáticamente. Y es difícil imaginar que la desigualdad descompensada pueda inspirar una economía nueva, superior al mero saqueo de las materias primas.


  • -

Un humilde resumen de la política interna rusa en el año 2019

El precio de la Iluminación navideña en Moscú equivale al presupuesto anual de una ciudad rusa tipo Ulyanovsk (630 mil habitantes), Barnaul (630 mil habitantes), etc

En 2019 en general se han prolongado las inercias de los años de las vacas gordas (gracias al dinero, reservado por no desarrollar el país durante la alta coyuntura petrolera). Al mismo tiempo la hipertrofia grotesca de Moscú provocó una crisis de la sobreproducción de basura y de tal manera se agravó el conflicto con las regiones. Son problemas muy europeas, no? Italia vive algo semejante… Los temas de eco-activismo, reciclaje, etc. se sumaron al tema del urbanismo y así los poderes están felices por desviar el público de la cuestión clave: donde está el dinero?

El golpe más fuerte para la legitimidad del grupo gobernante sigue siendo la reforma de las pensiones. También es una tendencia occidental del desmontaje del estado de bienestar. Solo en Rusia es más serio, porque aquí la esperanza de vida cayó y la subida de la edad de jubilación significó la liquidación de las pensiones para la mitad de la población.

El gobierno también comenzó a reducir el número de los funcionarios, aunque la burocracia regional podría ser un soporte importante del país en el caso del caos en el centro. Austeridad clásica.

O sea seguimos el trayecto del mundo. El fatalismo de mercado causa la inutilidad de las regiones, de las relaciones con los países-vecinos y cuestiona la existencia de una gran parte de la población. Se estima que con la sobremortalidad actual para finales del siglo XXI se quedarán unos 90 millones de los rusos, y la tercera parte de ellos ya está “desplazada” para la aglomeración de Moscú (y por supuesto, no todos moscovitas están beneficiados: la ciudad se autodestruye, su crecimiento elimina las bellezas de la provincia de Moscú. A pesar del desarrollo fenomenal de transporte, las distancias crecen y las vidas se desgastan en las horas de transporte, en las hipotecas y alquileres. 

Se está agravando el frente bielorruso (con el mismo guión, que tuvo la pérdida de Ucrania: los bielorrusos no aguantan las subidas regulares de los precios de gas y petróleo rusos, mientras la producción bielorrusa no es complementaria para Rusia, sino competidora, entonces, desde la lógica del capital nacional ruso es un absurdo subsidiar al competidor bielorruso). Se ventila la posibilidad de integrar Bielorrusia para subir la legitimidad del putinismo, es un tema navideño de los últimos 2 años. No obstante el capital nacional bielorruso tiene miedo de tal M&A, ya que le espera la desindustrialización. Atención: lo mismo vivieron los países bálticos después de integrarse a la UE. Rusia no inventa nada.

En el frente ucraniano los prorrusos de las regiones rebeldes del Donbass ganaron los pasaporte rusos (análogo de régimen sin visado, que ganaron los pro EE.UU. en las regiones, controladas por Kiev). El resultado de su lucha ha sido una posibilidad de migrar para Moscú, comprar una hipoteca y desgastar su vida en el tráfico moscovita. Sin embargo es por lo menos algo, que por fin justificó su resistencia contra Kiev durante 5 años. Buen avanzo.

En 2019 Rusia se ha conectado con la península de Crimea mediante un puente ferroviario sobre el estrecho de Kerch (obra hecha con el dinero ruso). En el Oriente Extremo Rusia se ha conectado con China por un puente sobre el río Amur para el transporte automovilístico de carga (obra hecha con el dinero chino).

Rusia siguió manifestando su soberanía en Arctica (aparecen las nuevas fábricas de la liquidación de gas norteño). La modernización militar proseguible, como siempre en Rusia, es el argumento más importante de la utilidad del grupo gobernante, aunque los escépticos están preocupados que las bravatas militares son más bravatas que las militares.

El año 2019 no fue marcado con las trageidas de la escala nacional, sin hablar de las explosiones de gas, accidentes de tráfico, mass shootings en los colegios – las cosas que son regulares para cualqueir país occidental. Este argumento es importante para los servicios especiales que lo tienen como su mérito, justificando así sus privilegios.


  • -

Iván el Severo: Stalin o Pinochet de la Edad Media rusa?

autor Vasiliy Selivánov

En Alexandrov inauguraron un monumento a Ivan el Severo, el zar ruso más conocido y tradicionalmente satanizado por los liberales (mediante los cuadros, películas, textos). Alexandrov es una ciudad provinciana cerca de Moscú, donde se encontraba la residencia de Iván el Severo, cuando por el conflicto con las élites el zar demostrativamente abandonó Moscú. En Alexandrov el zar estaba a punto de fundar su propia orden, baseada en su policía secreta – oprichniki. Antes fue inaugurado otro monumento a Ivan el Severo en Oriol, ciudad fundada por el zar.

El zar este, igual que Nikolai II, Lenin o Stalin, es un “punto caliente” en el mapa del imaginario ruso. De vez en cuando los aficionados de Iván IV hasta tratan de destruir el cuadro famoso “Ivan el Severo, asesinando a su hijo Iván”. Igual que el gobierno ruso de la época del cuadro estos fanáticos quieren decir, que el cuadro es pura fantasía y calumnia*. Recordemos que el cuadro fue arrestado por el gobierno. Es que el pintor Ilya Repin presentó este cuadro unos años después del atentado contra el zar Alexander II y en aquel contexto histórico el mensaje de su cuadro fantástico era bastante claro: “Sí, nosotros matamos al zar, pero los zares locos nos están masacrando desde Iván el Severo”! A propósito, el artista fue oportunista y también hizo varios cuadros, glorificando a los zares. Pero claro, que este cuadro fue el mejor (tanta sangre, que la gente se desmayaba delante aquel cuadro – todavía no había televisión, ni internet y la pintura impactaba más que hoy!).

este cuadro-fantasia de Repin ya vivió 2 atentados

Lo importante es que Iván IV genera una fuerte polarización entre los estadistas, patriotas y los liberales, occidentalistas.

Viendo desde fuera la confusión es mayor todavía! Es que en la lengua rusa el apodo del zar Iván IV no tiene nada que ver con el terror, ni tiene connotación negativa. Los rusos no decimos “El Terrible”, sino El Temible, El de la Tormenta, El Severo – Groznyy (como la capital de Chechenia). Por una de las versiones el zar tomó este apodo del sultán turco Selim I el Severo, ya que el grupo gobernante ruso en este tiempo se orientaba al éxito de la meritocracia turca. Además Iván IV el Severo no fue el primer líder ruso con este apodo, su abuelo Ivan III también fue apodado así (este gran príncipe de Moscú coincidió con Selim I el Severo turco en el tiempo). Iván IV, igual que su abuelo, ambos fueron apodados de Temibles/Severos, etc. por la misma causa – integración de los principados feudales en un solo estado (en el caso de Nóvgorod mediante las represalias y misiones punitivas). 

Además Iván IV se proclamó como el primer zar de Rusia (o sea césar, emperador), fundó el primer ejército regular, hizo Rusia crecer 40 veces (integración de Kazan, Astrakan y Siberia!). Fue un centralista demócrata: dio mucha movilidad social a las élites humildes, al mismo tiempo purgando las élites más ricas. La representación de su tiempo en el arte es la Catedral de San Basilio, el símbolo clave de Rusia (y por supuesto, las bobadas de que el zar sicópata cegara a los arquitectos, son importadas de India, donde se supone que aconteció lo mismo con los arquitectos de Taj Mahal, así que luego el mem fue replicado en la historia de varios países).

Iván IV fue un hombre de su tiempo. No obstante bajo su gobierno fueron sometidas a las represalias 20 veces menos personas que bajo el gobierno de Enrique VIII en Inglaterra (cercamientos y expulsión de los campesinos de sus tierras, su ahorcamiento en masa por vagabundear). Ya comenzaron las guerras religiosas en Europa, cuando en una sola noche de San Bartolomé en París se organizó una matanza en comparación con la cual todo el gobierno de Iván IV parece un juego de niños.

I.Wallerstein considera el gobierno de Ivan el Severo como “…la primera revolución desde arriba conocida en la historia de Rusia, la transición a mediados del siglo XVI de una laxa confederación feudal a una autocracia centralizada, apoyada en el nuevo ejército permanente de la caballería dvoriane [noble] y la infantería de los mosqueteros streltsy [tiradores]. Rusia emergió así en las primeras filas de los tempranos imperios de la pólvora, con una organización similar a la de su no reconocido hermanastro heredero del imperio bizantino, la Turquía otomana”.

un cuadro de la película de Eisenstein (música de Serguei Prokofiev)

Recomendamos mucho la película de Eisenstein/Stalin “Ivan el Terrible” (pero ustedes ya saben, que es más correcto decir: Iván el Temible o Iván el Severo) en 2 partes, filmada durante la Segunda Guerra Mundial (1944). “Instruyendo a los creadores de la película “Iván el Terrible”, al director Eisenstein y al protagonista del papel principal, Cherkasov, Stalin dijo: “Ioann el Temible fue muy cruel. Mostrar que él fue cruel es permisible. Pero la tarea es mostrar también porque hay que ser cruel. Uno de los errores de Iván el Temible fue que él no eliminó a 5 grandes familias feudales. Si él hubiera eliminado a esas 5 familias, no habría advenido ningún tiempo de disturbios”, – cita a Stalin el historiador, coronel de reserva Nikolái Shajmagonov. – A Iván el Temible lo llamaban el tirano, le echaron la culpa de crueldades exorbitantes, y mientras tanto Stalin, que estudiaba cuidadosamente la política del zar, sacó una conclusión, que él incluso había demostrado suavidad excesiva a las familias de boyardos, indispuestos contra él. Los había indultado y así dejó sumir a Rusia en un tiempo de disturbios, que eliminaría casi la mitad de la población de Moscovia”.

Quien apoya la recuperación de la imagen de Ivan el Severo?

Los conservadores pro URSS, como el PCFR, la izquierda alternativa al PCFR, pero igual pro Kremlin (escritor Alexandr Projánov y el politólogo Sergey Kurginyan, creador del movimiento “Esencia del Tiempo”. La derecha pro URSS, como Unión de la Juventud Eurasiana. El prohibido en Rusia Partido Nacional-Bolchevique. Para todos ellos Iván el Severo es fundador de un estado, autónomo de los intereses de la oligarquía, orientado a la expansión y modernización.

También apoyan a Iván el Severo los conservadores antisoviéticos, como el Partido Liberal-Demócrata (su líder hasta ofreció a renombrar la Avenida Lenin en Moscú en la Avenida Ivan el Severo, para que los extranjeros por el camino del aeropuerto Vnúkovo al Kremlin “sepan para donde van”).

Quien está contra la recuperación de la imagen de Ivan el Severo?

Los liberales anti soviéticos, la izquierda progre y la Iglesia Ortdoxa Rusa (por lo menos en palabras). En este sentido es muy curiosa la opinión del politólogo Boris Kagarlitsky, quien ve a Iván el Severo como a un Pinochet medieval. Boris Kagarlitsky, conocido por usar la metodología del concepto sistema-mundo, subraya, que en su política económica Ivan el Severo era ultra liberal, quien abrió el mercado de Rusia por completo a los ingleses: Muscovy Trading Company fue la primera compañía transnacional en la historia de la humanidad, prototipo de East India Company! El terror político de Iván el Severo en el fondo tuvo motivos económicos y fue recomendado por los ingleses, que en su tierra practicaban el mismo terror (revolución anticlerical, acercamientos). Ivan el Severo fomentó la construcción de la flota inglesa y el triunfo de la hegemonía británica. Cuando Iván el Severo se murió, uno de sus opositores dijo: “se murió su zar inglés!”. Así que se puede decir que Iván el Severo no fue tanto Stalin de los conservadores pro URSS, como un Pinochet, ídolo de los anti soviéticos!

*En realidad el hijo de zar murió una semana después del conflicto con su padre, entonces no se puede decir que Iván IV lo mató, además el hijo murió por una lesión que hoy día se curaría fácilmente.